Con mucha ilusión y alegría se celebró, como siempre se repite en esta época: por fin presencialmente, la siguiente edición física desde aquel 2019 de LOS JUEGOS DEL HABLA, una de las actividades más queridas por nosotros, por su sencillez y calado. Precisamente, la formación previa que siempre hay para los profesores de 2020 fue días antes de las primeras restricciones.  

Teníamos muchas ganas y así preparamos esta actividad provincial con el Equipo motor Iniciativa y Comunicación del CEP Marbella-Coín, liderado por Alberto Corpas y con tres todoterrenos de la Oratoria y la Educación: Isidro Rodríguez, Juan Bueno y Pepe Pérez. 

En total sintonía con el colegio y el club, puesto que desde el primero se lleva trabajando e impulsando la línea prioritaria de la expresión oral que se potencia con el debate en el club, empezamos a darle forma, tanto al buen camino recorrido (las dos experiencias virtuales y la mencionada del 19) como a la nueva edición.  

Y por fin llegó. 

No sabíamos cuántas familias y niños iban a acudir, pero se puso todo de nuestra parte para que los que vinieran estuvieran acogidos, se lo pasaran bien y se fueran contentos.

En cuanto al desarrollo de la actividad, la planta baja de todas las zonas del colegio y la primera planta de Primaria, ESO y Bachillerato se usaron para las numerosos rincones y dinámicas: todas eran participativas (cuentacuentos, recomendaciones lectoras, tabú, karaoke, yoga, la senda de los valientes, trabalenguas, humor, improvisación, rincón poético…) y en las once (más el debate) los alumnos colaboradores daban unas pulseras de colores como premio y constatación de haberla hecho bien. Además, había unos seres misteriosos que podían abordarte susurrándote poemas.

Tras las dos rondas de juegos (del habla), todos nos reunimos en el salón de actos Francisco Mena para disfrutar de un debate de exhibición entre alumnos del IES Joaquín Lobato (Torre del Mar) y los anfitriones. Para continuar con el concierto de la recién nombrada Banda de Música de la cofradía de El Rocío y concluir con la entrega de premios a los participantes. 

Una jornada lúdica, compartida, muy divertida, diferente, de aprendizaje, como los participantes la llamaron, que dejó un buen sabor de boca, y ganas para que las familias y los niños vuelvan a disfrutar en los V Juegos del Habla en 2023.

Queremos mostrar nuestro agradecimiento a:

  • A los Grupos de Vida cristiana, que en un buen número de animadores y catequistas, hermanos y responsables, acudieron para montar la barra solidaria (destinada a becas para niños de los campamentos de verano); 
  • A la Banda de Música Virgen del Rocío, que concluyó el acto con un concierto de música; 
  • A la Red Profesional de Bibliotecas Escolares de la provincia de Málaga, por su asistencia y colaboración;  
  • A Edelvives y Microsoft, por sus obsequios; 
  • Al servicio de limpieza del colegio y a la empresa que realizó las pulseras; 
  • Y, sobre todo, a los alumnos, profesores y familias que colaboraron y asistieron. 

¡Viva y vivan los Juegos del Habla!