El pasado martes 21 de diciembre se llevó a cabo en el colegio una experiencia estupenda: el I Encuentro Intercolegial de Debate Maristas Málaga – Los Rosales. Aunque realmente no solo fue eso sino mucho más. 

Por iniciativa del profesor Alejandro López, antiguo alumno de nuestro colegio, interesado en la actividad de debate y puesto en contacto con nuestro profesor responsable de debate y oratoria, Fernando Frías, se organizó de manera conjunta este encuentro de los colegios Maristas y Los Rosales.

Del colegio Los Rosales, asistieron un grupo de alumnos de 3.º y 4.º de ESO, acompañados por Alejandro y Gracia Astorga como profesores responsables.

En dicho encuentro participaron dos equipos del Colegio Los Rosales, dos equipos voluntarios de 2.º de ESO del colegio, preparados en la asignatura de Lengua Castellana y Literatura (y Comunicación Oral), y un equipo salido del torneo interno previo entre los alumnos del equipo júnior de debate extraescolar (de 6.º de Primaria a 2.º de ESO).

Los debates se centraron sobre la pregunta: «¿Se debe pasar de curso con asignaturas suspensas?». Los oradores defendieron sus posturas a favor o en contra. El público asistente fue variado: compañeros de Los Rosales y de Maristas; de los primeros, con una pequeña representación de las clases de sus amigos participantes, del nuestro fueron pasando grupos, previamente divididos, de 1.º y 2.º de ESO.

Los equipos júnior y sénior que no participaban estuvieron ayudando a que todo el evento estuviera bien organizado y todos los asistentes estuvieran lo más cómodo posible: desde habilitar el salón de actos D. Francisco Mena como sala de debate, hasta proporcionar los materiales necesarios para los participantes. Y, cómo no, a tener la primera experiencia como jueces, en el caso de los veteranos; en palabras de ellos, les encantó y lo disfrutaron mucho.

La jornada se cerró con un acto en el que se entregaron a los participantes unos diplomas y un detalle al colegio Los Rosales, del que fue un honor y un placer tener como huéspedes en nuestra casa, y así quisimos que se sintieran.