El pasado viernes tuvimos el acto de Imposición de Insignias de la Promoción 2018-2020. Más de un año después, por fin pudimos disfrutar de ese momento tan esperado por los alumnos, sus familias y todo el Claustro de profesores. Fue especialmente emotivo verles recibir las tres #VioletasMaristas. Como los propios alumnos que en representación de la promoción expresaron, este día celebramos “la graduación que todos los presentes nos merecemos, por tanto esfuerzo, trabajo y dedicación.” 

Fue un día inolvidable desde primera hora de la mañana, en la que los alumnos volvieron para el ensayo general al patio en el que tanto habían compartido. Por la tarde, al recibir las tres violetas, pasaron a ser reconocidos como Antiguos Alumnos Maristas. A continuación, se entregaron los reconocimientos a Alumnos Distinguidos y el premio Ricardo Caballero. Esta distinción, concedida tradicionalmente por el AMPA de nuestro colegio, reconoce al alumno como testimonio de los valores en los que procuramos educar: esfuerzo, trabajo, compromiso (implicación y participación en las actividades académicas, tanto de clase, como colegiales en general), solidaridad, responsabilidad personal, sentimiento de responsabilidad colectiva, compañerismo, respeto y preocupación por mejorar continuamente. Excepcionalmente, este año, ha recaído en dos alumnos: Paloma Rodríguez Plaza y Pablo Fazio Arrabal. 

El Club Maristas también reconoció a dos miembros de la promoción su trayectoria durante tantos años. El premio “José Luis Pérez Canca” fue entregado a Marina Gamero Martínez, representando la excelencia académica y deportiva y reflejando los valores más importantes de la educación Marista, como son el compromiso, el sacrificio, la organización y el esfuerzo para compaginar los estudios con la práctica deportiva. El premio José Manuel Fernández “Chema”correspondió a Claudia San José Luján, por representar los valores humanos más puros como la humildad, el compañerismo, el formar equipo, dar todo por los demás, estar ahí para el compañero en cualquier moemnto y circunstancia.

Nuestra enhorabuena a todos los alumnos y alumnas de la promoción. Y felicidades a todos aquellos que además tuvieron algún reconocimiento. 

Como decía Marcelino #Champagnat «El espíritu de una escuela marista es el espíritu de familia».