Hemos recibido triste la noticia de fallecimiento de nuestro alumno Chema. Reproducimos a continuación el texto con el que todo el colegio se ha unido en oración a la hora del ángelus.

Aunque el dolor y la tristeza sean ahora mismo, sentimientos naturales, desde la fe sabemos que Chema está en las manos de Dios y que ya descansa, sin sufrimiento, feliz para siempre.

Los que permanecemos aquí, nos quedamos con el ejemplo de su lucha por la vida, con su ánimo para afrontar la enfermedad, hasta el último momento y con el recuerdo de todo lo bueno que pudimos compartir con él.

Pedimos especialmente por su familia en estos momentos tan difíciles.

Que Dios, Padre de Misericordia, Ie acoja en un inmenso abrazo y que la Buena Madre lo reciba en el cielo junto a San Marcelino.

Descanse en paz.