A lo largo de esta semana los alumnos de 1º de Bachillerato han ido comenzando su experiencia solidaria correspondiente al Plan de Educación Social. Hasta el mes de mayo, todos los alumnos y alumnas del curso dedicarán entre una hora y media y dos horas semanales, en horario de tarde (hay un taller en sábado por la mañana), a prestar un servicio en distintos centros y en colaboración con diferentes instituciones y ONG siempre con el objetivo del encuentro personal con el otro en situación de necesidad y la entrega de su tiempo y de sus capacidades en beneficio de aquellos a quienes serles útil. 30 acompañantes adultos, miembros de nuestra comunidad educativa y de la familia marista de Málaga (padres y madres, antiguos alumnos, profesores, padres de antiguos alumnos, catequistas), estarán cada semana con nuestros alumnos en sus respectivos talleres y tendrán también una experiencia de voluntariado, ya que entregan altruistamente su tiempo y su esfuerzo al servicio de los demás mediante esta tarea de estar junto con los jóvenes en sus experiencias solidarias, implicándose ellos mismos en la labor que corresponda hacer en cada lugar.

Estos “talleres solidarios” se complementan con la sesión semanal en jornada lectiva correspondiente a la asignatura Proyecto Integrado, en la que los alumnos van haciendo una aproximación más teórica al mundo de las pobrezas, la exclusión social, la realidad el otro en situación de necesidad, la actitud de Jesús ante las pobrezas y las respuestas éticas y cristianas ante estas situaciones. Esto se va contrastando con sus propias experiencias, es objeto de la reflexión mediante la elaboración y presentación de trabajos en grupo y es motivo de interiorización por medio de la memoria escrita que van elaborando a lo largo del curso.

Este curso nuestro alumnado de 1º estará cada semana colaborando con Aspromanis, Hermanas Hospitalarias, Cotolengo (Casa del Sagrado Corazón-Cáritas), Down Málaga, Residencia San Agustín, Autismo Málaga, Hospital Materno Infantil, Plataforma del Voluntariado y ONCE en las Piscina de Malasaña, Asilo de los Ángeles, Hermanitas de los Pobres y Fundación Harena.

Sin duda, nuestros alumnos y alumnas junto con sus acompañantes, están ya sembrando la esperanza de un mundo más sensible, justo, solidario, comprometido y menos individualista.