A lo largo de la semana del 18 al 22 de febrero, nuestro colegio organiza la Semana de Orientación Vocacional. Todos los alumnos tendrán la oportunidad de participar en actividades adecuadas a su edad y nivel educativo, dirigidas por sus tutores y los equipos de Orientación y Pastoral.

Para saber más detalles, puedes ver o descargar la siguiente circular informativa.

Semana Vocacional Circular padres (1) Semana Vocacional Circular padres (2)

Durante esta semana pretendemos trabajar con vuestros hijos en la búsqueda del sentido de sus vidas facilitándoles recursos que les ayuden en esa tarea, presentándoles modelos de profesionales “vocacionados”, etc. Por tanto, si ahondamos en todo lo relacionado con la vocación, contribuiremos, en gran medida, a que sean felices en la vida y hagan felices a los demás. 

Desde hace tiempo, ellos vienen tomando algunas decisiones que condicionarán su futuro. Sin embargo, no es hasta 1º de Bachillerato cuando ven más cerca la necesidad de ir construyendo ese futuro, lo que supone elegir unos caminos y dejar otros. 

A partir de este momento, se escuchan simultáneamente dos voces: 

Una interior que empuja. Las aptitudes, capacidades, tendencias personales nos orientan en un sentido u otro. No es lo mismo que una persona tenga un temperamento complaciente que un temperamento agresivo, o que un temperamento independiente… 

 

Un imán exterior que atrae. El mundo que nos rodea (calle, cine, televisión, vídeos, pandilla…) fomentan determinadas profesiones y arrinconan otras. Cada época y tipo de sociedad promueve las vocaciones, dependiendo de los valores e intereses que imperen.

¿Qué entendemos por proceso vocacional? 

Consiste en que cada persona vaya descubriendo su propio camino, su proyecto de vida, el nombre que Dios le ha dado, el papel que a cada cual se le ha confiado en la vida; un papel pensado a la medida de cada cual y un nombre absolutamente único, singular e irrepetible, que no puede ser “copiado” por nadie y que no se refiere indistintamente a cada ser humano.

La vocación así entendida, señala el máximo nivel de afirmación de la propia identidad, es condición inexcusable de la felicidad de cada uno de nosotros e invita a ponerse en camino hacia la plenitud personal, que no es otra que el amor, sentido pleno de la vida.

[wpfilebase tag=file id=282 /]